Novedades



TRIBUNAL DE APELACIONES EN LO CIVIL DE 2º TURNO

SENTENCIA Nº 103

Montevideo, 14 de junio de 2018

VISTOS:

Para definitiva en segunda instancia este juicio que por COBRO DE PESOS y DAÑOS Y PERJUICIOS sigue RA contra VS y PG (IUE: 2-40657/16), venido a conocimiento de este Tribunal en mérito a los recursos de apelación interpuestos por el codemandado VS contra la sentencia interlocutoria No. 610/17 de 30 de marzo de 2017 y contra la definitiva No. 64/17 de 10 octubre de 2017, dictadas por el Señor Juez Letrado de Primera Instancia en lo Civil de 5º Turno, Dr. Juan Benítez.

RESULTANDO:

I.- La interlocutoria apelada (fs. 265/278), ...


El texto completo ha sido incorporado en la Base de Datos respectiva y sólo puede ser visualizado por los suscriptores de El Derecho Digital. Por más información haga click aquí o consulte al (+598) 2903 5119.



TRIBUNAL DE APELACIONES EN LO CIVIL DE 2º TURNO

SENTENCIA Nº 103

Montevideo, 14 de junio de 2018

VISTOS:

Para definitiva en segunda instancia este juicio que por COBRO DE PESOS y DAÑOS Y PERJUICIOS sigue RA contra VS y PG (IUE: 2-40657/16), venido a conocimiento de este Tribunal en mérito a los recursos de apelación interpuestos por el codemandado VS contra la sentencia interlocutoria No. 610/17 de 30 de marzo de 2017 y contra la definitiva No. 64/17 de 10 octubre de 2017, dictadas por el Señor Juez Letrado de Primera Instancia en lo Civil de 5º Turno, Dr. Juan Benítez.

RESULTANDO:

I.- La interlocutoria apelada (fs. 265/278), a cuya exacta relación de antecedentes procesales útiles se hace remisión, desestima las excepcione de incompetencia, falta de legitimación pasiva y defecto en el modo de proponer la demanda La definitiva (fs. 333/342) ampara en parte la pretensión y condena a la demandada a abonar la suma de U$S 49.500 más interés legal desde la demanda, sin especial condenación.

II.- Contra las mismas se alza el codemandado de mención y expresa agravios a fs. 343/352; en síntesis, manifiesta: a) contra la interlocutoria: que respecto del segundo contrato fechado en agosto de 2013 la jurisdicción nacional es incompetente, por serlo la estadounidense; asimismo, señala que G fue erróneamente emplazada mediante representante que en los hechos no es tal; expresa que S carece de legitimación pasiva porque no pactó ningún tipo de retribución con el accionante y que existe defecto en el modo de preparar la demanda dado que la profusa documental que acompaña la demanda no cumple las exigencias del art. 72.1 CGP. b) contra la definitiva: que no se ha distinguido debidamente los dos negocios jurídicos completamente diferentes (eventual prórroga de un contrato y un nuevo contrato con características propias que celebra Sánchez con el club estadounidense sin la participación de A) que despejan toda duda sobre la inexistencia de intermediación y por ende, ninguna comisión corresponde le sea abonada al pretensor; concluye que existió una errónea interpretación de los contratos y de la prueba en general. Adhiere la parte actora a fs. 355/367; básicamente indica que el monto reclamado se halla exiliado del pleito por no haber sido controvertido por su contraria, que no se valora correctamente la documental que acredita su participación en la negociación del segundo contrato y que se valora erróneamente la prueba documental cuando el a quo sostiene que el contrato por la temporada 2015 era una circunstancia contingente, eventual o incierta, cuando en verdad -a juicio del adherente- su parte había negociado este contrato por ese año 2015; reclama el amparo de la demanda en todos sus términos.

III.- Se contesta la adhesión (fs. 371/373) y se franquea la alzada (No. 125/18 de fecha 14/II/18).

IV.- Recibido el proceso en el Tribunal, los autos se giraron a estudio en forma sucesiva y en acuerdo del día de hoy (art. 203.4 in fine y 204.2 CGP red. Ley 19090-), por unanimidad de votos se resolvió el dictado de decisión anticipada (art. 200 CGP red. Ley 19090-).

CONSIDERANDO:

I.- La Sala irá a la solución revocatoria de la interlocutoria que rechazó la excepción de incompetencia de jurisdicción, siendo ello así por lo subsiguiente.

II.- Antes bien, en lo que dice relación con el defecto en el modo de proponer la demanda, nada autoriza su recepción. El cuestionamiento en alzada se funda en la documental que acompaña la demanda y si S no estaba conforme con incorporarla al juicio debió haberse agraviado en ocasión de que tales documentos fueron definitivamente incorporados al pleito en audiencia preliminar (fs. 271); si no lo hizo en su momento mal puede agraviarse ahora tardíamente, ya que operó caducidad. Sin perjuicio, esta excepción se repele por si misma atento a la propia actitud de la demandada, quien contesta a la demanda en cuanto al fondo; de lo cual cabe deducir no otra cosa que su defensa pudo ser ejercitada sin recortes o retaceos al debido proceso y ello sella la suerte de su planteo. La jurisprudencia de forma unánime recoge este criterio, al entender que la defensa en estudio sólo es de recibo cuando la parte demandada se encuentra impedida de ejercer su defensa (v.g., TAC 7º, No. 10/14); de igual modo la doctrina, al postular que esta excepción tiene su fundamento en que la defectuosa formulación del libelo introductorio impediría al demandado ejercer su derecho de defensa (CGP Comentado ... Obra colectiva, T. 3 p. 369/370), extremo evidentemente que no se configura en autos.

III.- Toma nota el Tribunal que el actor reclama pago de deuda generada por su intervención como intermediario en la negociación entre S y el club de fútbol estadounidense “Colorado Rapids” que culminara con la firma del contrato de fecha 27 de noviembre de 2013 (recaudo individualizado con la letra K en la demanda) ya que el crédito generado a su favor por la suscripción del contrato del 1 de agosto de 2013 (recaudo letra H de la demanda) fue cancelado por pago (constancia a fs. 224 no impugnada por las partes). Queda claro entonces que sobre el primer contrato no hay discusión respecto de la intervención de A, quien además fue retribuido, no reclamando crédito alguno que dimane de él (ver contestación de excepciones y acta de audiencia preliminar). Por lo tanto, se excluirá del análisis para elucidar la incompetencia alegada este primer negocio ya que debe tenerse por correctamente abonado el importe relacionado por S en su contestación de demanda y que surge de fs. 224. Antes bien, la Sala está consciente que para el análisis del mérito de la demanda, son totalmente atendibles las alegaciones del actor relativas al examen compacto y no atomizado de la negociación, debiendo considerarse todos los elementos ambientales de negocio jurídico de donde dimanaría directamente el crédito del reclamante, pero a los efectos del dictado del despacho saneador se entiende que no corresponde remontarse a los vínculos primigenios o marcos negociales pues ello colide con un correcto funcionamiento de la norma de derecho privado internacional aplicable que reclama tener en cuenta el crédito que está en tela de juicio en el proceso de que se trate. El contrato y su anexo (fs. 63/65 y traducción posterior) fue celebrado y ejecutado en Estados Unidos de América, allí se prestaron los servicios que se alegan impagos, lo que determina según el Tribunal que sea de aplicación el art. 2399 del C. Civil que establece el régimen general de la “lex loci solutionis" en materia de contratos y de ahí que deba ser amparada a excepción de ausencia de jurisdicción. Debe presidir el análisis la idea de evitar la efectiva privación de justicia, brindado a las partes un Juez que entienda en el conflicto, a efecto de no propiciar la indefensión y entre opciones posibles, privilegiar el foro más efectivo, o sea aquel cuya sentencia tenga más posibilidades de ejecución (BOGGIANO, DIP T. I p. 196 y ss.) Subraya la Sala que no se está reclamado por el contrato de representación como se afirma en la recurrida sino que lo reclamado es el cobro del derecho a la comisión por el contrato entre el demandado y su club americano MLS, lo cual se celebró en USA y se debía cumplir en USA. Tampoco asiste razón a la recurrida en cuanto a afirma que ambas partes se encuentran domiciliadas en Montevideo -es por otra parte contradictorio con lo afirmado en la propia impugnada cuando analiza el contrato-. La ley aplicable es la americana y el domicilio del demandado es en USA, tal como se infiere pacíficamente de la documentación agregada y relación de hechos expuesta en la demanda. Como enseña FRESNEDO en conceptos trasladables (DIP Material práctico, p. 208) en la tarea de determinar a jurisdicción internacional es de atenderse al planteo de su promotor, porque en definitiva, es su accionamiento lo que origina el proceso y da razón de ser al mismo. En suma, todo conduce al amparo de la excepción de incompetencia internacional, lo que obtura el análisis de los demás agravios esgrimidos por las partes.

IV.- La solución acordada, la correcta conducta procesal de las litigantes en el grado y la doble impugnación imponen que las costas y costos de la presente instancia deban sufragarse por su orden (arts. 56 [red. L. 19090] y 261 [red. L. 16699] CGP y 688 C. Civil).

Por los fundamentos expuestos y normas citadas, el Tribunal,

FALLA:

Revocase la sentencia interlocutoria que saneó el proceso y en su lugar se admite la excepción de falta de jurisdicción de los tribunales nacionales para entender en el proceso, clausurando el mismo, autorizando las exfoliaciones y entregas pertinentes. Sin especial condenación en el grado. Honorarios fictos UR 150 para cada parte. Oportunamente, devuélvase.

Dr. Tabaré Sosa Aguirre - MINISTRO
Dr. John Pérez Brignani - MINISTRO
Dr. Álvaro França – MINISTRO
Esc. Rodolfo Benzano - SECRETARIO LETRADO

DDU - CASO - TAC2 - 10371